La energía más eficiente es la que no se consume